EE. UU. y Rusia: Carrera para vencer al COVID-19

Luego de que China haya detenido en seco los casos nuevos de coronavirus y toda Europa entrara en una crisis sanitaria, la epidemia se ha venido agravando en países que mundialmente son considerados como las potencias que manejan el mundo.

Luego de que a principios de mes la Organización Mundial de la Salud anunciara que el nuevo coronavirus ya se consideraba una pandemia global, las naciones más poderosas en todo el mundo se enfrentan a un desafío de credibilidad sin precedentes sobre sus gobiernos.

Por un lado Donald Trump llamando a inicios de febrero al COVID-19 como una ‘cortina de humo’ por parte de los demócratas para desestabilizar las elecciones presidenciales de 2020, y por otro lado el Kremlin impuso una cuarentena opcional hasta el 16 de marzo, día en que se propusieron medidas más drásticas.

Con la inyección de 300 mil millones de rublos para apoyar a los ciudadanos y la economía Rusa, Estados Unidos mientras tanto hace lo mismo con la Industria Aeronáutica (aprobándoles un préstamo de 50 mil millones de dólares), la competencia por ver qué potencia lidia de mejor manera con esta crisis sanitaria determinará su papel de líder mundial en las próximas décadas.

Estados Unidos: Senadores aprovechados y un presidente rebasado

La potencia americana dio a conocer esta mañana un número de 210 muertos y más de 14.600 casos confirmados de coronavirus, mientras que en el mundo entero el saldo de muertos ha llegado hasta 10.400; por otro lado, según cifras de la Universidad Johns Hopkins los casos a nivel mundial llegan hasta 255.000.

El presidente estadounidense, Donald Trump, se encuentra totalmente rebasado por la responsabilidad y magnitud de la pandemia a la que se enfrenta.

Tan solo en esta mañana discutió con un periodista de la cadena NBC llamándolo “terrible reportero” por querer incitar el “sensacionalismo” cuando solo le preguntaron qué mensaje le mandaría a los millones de americanos que actualmente tienen miedo.

En otro ámbito, varios miembros del Senado utilizaron información privilegiada que recibieron a mediados de febrero sobre el posible impacto a futuro que tendría el COVID-19 para vender todas sus acciones en empresas que tendrían problemas en el caso de un brote masivo.

La senadora republicana Kelly Loeffler vendió sus acciones de Resideo Technologies entre 50.000 y 100.000 dólares, que ahora su valor ha bajado más de 10.000 puntos en la bolsa de valores del Dow Jones. Usó ese dinero para comprar acciones en otra empresa, Citrix, empresa especializada en programas de teletrabajo.

Una coincidencia que hasta el comentarista político conservador de Fox News, Tucker Carlson, considero despreciable. En su segmento nocturno acusó a los senadores involucrados en estos movimientos y recalcó que deberían ser juzgados en corte por hacer negocios con información privilegiada y desconfiar en la economía norteamericana cuando más lo necesita.

El otro senador acusado es el representante de Carolina del Norte del partido republicano, Richard Burr, vendió entre 500.00 y 1.000.000 dólares en valores cotizados.

Esto lo realizó tan solo horas después de que el Comité de Salud del Senado y el director de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades, Anthony Fauci, realizaran una reunión privada únicamente con senadores para informarles sobre la gravedad del COVID-19 y su futuro impacto en los mercados estadounidenses.

Hasta en la crisis los políticos gringos quieren hacer caja…

Rusia: Confianza en la economía y el estado de derecho

En el otro hemisferio de la tierra, el presidente ruso Vladimir Putin anunció una serie de medidas que se llevaran a cabo en el transcurso del fin de semana.

En medidas económicas el gobierno ruso aceptó proporcionar hasta 400 mil millones de rublos para apoyar a la ciudadanía y la economía nacional. Se compensarán sueldos perdidos a todos los habitantes que se hayan puesto en cuarentena así como adelantar el pago de pensiones y beneficios sociales.

Propusieron extender las vacaciones escolares y permitieron la creación de una interfaz que permite a los usuarios enfermos poder comprar medicamentos con receta por internet. También se anunció que habría unas “vacaciones de impuestos” para las empresas como aerolíneas y agencias de viajes.

El mismo Putín anunció el martes que se creó un centro de información en Moscú donde, ayudados por recursos de la más alta tecnología, tales como cámaras de vigilancia y software de inteligencia artificial. Este nuevo centro sirve para monitorear las redes sociales en busca de desinformación sobre el COVID-19.

El Kremlin no ve muy optimista el futuro económico de la antigua Unión Soviética, ya que aparte de los desplomes de las bolsas de valores en todo el mundo se suma la disputa y no acuerdo entre Rusia y Arabia Saudita por el precio del petróleo.

En una entrevista el líder ruso declaró que confía que los científicos rusos serán los que encuentren la cura definitiva para el coronavirus.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Pandemia COVID-19: Así reaccionaron los líderes europeos

COVID-19 y la poca preparación en México