España: Crónica de una pandemia anunciada

La no suspensión del #8M, un gobierno rebasado y un sistema de salud pública saqueado por el Partido Popular en antiguos mandatos ha hecho que el reino español se encuentre en medio de una crisis sanitaria sin precedentes.

Trabajadores de salud desinfectan zonas en la estación de trenes Abando en Bilbao, España, el 23 de marzo del 2020

El martes se anunció que España rebasó a China en muertes por el coronavirus, llegando a una cifra total de 3.434 muertos con 738 siendo solo de ayer. El presidente del gobierno de España, Pedro Sánchez, pidió que el congreso de los diputados aprobara una extensión extraordinaria del actual Estado de Emergencia para que tenga vigencia por dos semanas más, hasta el 11 de abril.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y las fuerzas armadas españolas hicieron una petición formal pidiendo ayuda internacional para conseguir productos necesarios para mitigar los estragos del COVID-19.

Especificaron que necesitan 450.000 respiradores, 500.000 kits de prueba, 500 ventiladores y 1.5 millones máscaras quirúrgicas. Señalaron que serán utilizados para evitar la propagación del virus en la población tanto civil como militar.

Fernando Simón Soria, director desde 2012 del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, anunció que en todo el territorio español se tiene un registro de 47.610 casos confirmados de coronavirus.

Gobierno rebasado y el #8M

El COVID-19 fue detectado el 31 de diciembre en Wuhan, China y llegó a Europa a mediados de febrero, lo cual significa que el gobierno central y el de las comunidades autónomas tuvieron más de un mes entero para preparar las medidas adecuadas de contención y protección para la población.

Sin embargo, el mismo Fernando Simón llegó a mencionar que “No hay razón para alarmarse con el coronavirus […] es una enfermedad con muy bajo nivel de transmisión”, aseguró en una entrevista hecha por el Heraldo de Aragón el 9 de febrero. Incluso se atrevió a asegurar que “España no va a tener más allá de algún caso diagnosticado”.

Estas son unas de las declaraciones hechas por Simón en las que trata de restarle importancia al virus, siendo fecha el 23 de febrero, justo horas antes de que se anunciara el primer caso confirmado:

Subestimar la letalidad y capacidad de contagio del coronavirus fue uno de los errores, pero el peor que cometió el gobierno del Partido Socialista Obrero Español fue permitir la realización de la manifestación del #8M. Este evento se llevó a cabo en todo el mundo, donde mujeres indignadas salieron a reclamar por la violencia de género y los feminicidios.

Sin embargo, la Unión Europea había desaconsejado desde el 2 de febrero “las concentraciones masivas” aparte de que ya se habían detectado más de 300 casos positivos de coronavirus en toda España, pero aun así se llevó a cabo.

Ese día también se permitió la realización de un mitin del partido ultraderechista Vox (donde el presidente del partido, Santiago Abascal, terminó contagiado) así como decenas de partidos de fútbol. Ese fin de semana del #8m fue el que condenó a los españoles a sufrir la peor curva del COVID-19 en todo el planeta, más que China incluso.

Irene Montero, ministra de Igualdad del gobierno de España, acudió a la manifestación del #8M en Madrid, donde se calcula que tuvo una asistencia de 120.000 mujeres. La esposa del vicepresidente Pablo Iglesias, arrojó positivo tan solo dos días después del evento. Ella lideró la marcha.

En este video se puede observar el alto número de contactos físicos que tuvo Montero con otras mujeres, incluso varias mayores, en las movilizaciones del #8M:

Un sistema de salud desmembrado

El gobierno del Partido Popular (PP) presidido por Mariano Rajoy de 2011 al 2018 fue marcado por muchos escándalos e inconsistencias. Pero una de sus acciones que afectaron directamente a la crisis sanitaria que tiene España hoy en día fue anunciar en el 2012 recortes por valor de 10.000 millones de euros en Sanidad y Educación.

Otro caso fue la aplicación del Real Decreto Ley 2012/16, con el que, según el diario Público, se suprimió la universalidad de la prestación sanitaria, se puso en marcha el copago farmacéutico y se ejecutaron drásticas reducciones del gasto en medicamentos.

En Madrid este problema es todavía más grave, ya que desde el gobierno local de Esperanza Aguirre (miembro del PP) se han reducido las camas hospitalarias con 2.966 camas menos desde la década pasada. Los trabajadores en el sector salud también se han reducido con respecto al año 2010, hay 3.296 efectivos sanitarios menos en 2018.

Todas estas acciones de corrupción, austeridad e incompetencia crearon el coctel perfecto para la incubación de la epidemia que actualmente tiene a toda España en sus rodillas.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Entra México en Fase 2 del COVID-19 preocupado por la informalidad

Comienza el desplome del turismo en México