La disputa por el INE

Ha costado años para que las instituciones autónomas como el INE sean consideradas de esta manera por la ciudadanía, pero los constantes embates y desprestigios del actual gobierno federal puede acabar con su creciente legitimidad

Una de las tácticas que utiliza la 4ta transformación para redirigir las críticas que les hacen, es desprestigiar personalmente a las instituciones o figuras que las realizan. Como en el famoso dicho del presidente Andrés Manuel López Obrador cuando se refirió a uno de los consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) más críticos de su gobierno, Ciro Murayama como alguien que “durante mucho tiempo se hizo de la vista gorda ante fraudes electorales”.

Agarra más importancia porque desde el inició del año, era obligación de la Cámara de Diputados el seleccionar reemplazos para cuatro consejeros electorales del INE los cuales acaban su periodo en marzo. Ellos son Marco Baños, Pamela San Martín, Benito Nacif y Enrique Andrade.

No obstante hasta apenas esta semana dará inicio el proceso de renovación de plazas para los mencionados consejeros pero que actualmente está plagado de inconsistencias e injerencias indebidas por parte del Ejecutivo Federal.

Esta batalla que encarna el partido hegemónico, Morena, y el INE, encargado de la limpieza y pulcritud en las elecciones, será uno de los puntos críticos del sexenio de AMLO.

Elecciones apresuradas

Todo empezó cuando Lorenzo Cordova, actual consejero presidente del INE, adelantó la reelección de Edmundo Jacobo por seis años más, la cual ganó. El acto se llevó a cabo el 6 de febrero, momento que Lorenzo usó para excusarse al decir que “es una decisión que abona a la eficacia operativa de los procesos electorales de Coahuila e Hidalgo”.

Una justificación que no convenció del todo a las bancadas de Morena en el Senado y la Cámara de Diputados, inclusive a voces dentro del mismo instituto electoral.

Uno de los críticos más vocales de Córdova, fue el consejero José Roberto Ruiz, el cual expuso en el pleno que “no es de demócratas, consejero presidente, proponer una ratificación del Secretario Ejecutivo más de dos meses antes que se venza su periodo”.

Reclamo que utilizó la titular de la Secretaría de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval (esposa del intelectual obradorista, John Ackerman), para tuitear y posicionarse en contra de las prácticas realizadas por el consejero presidente.

Así es.. Instituciones públicas minando a otras instituciones.

Politizando el INE

Con la provocación de la reelección apresurada de Edmundo Jacobo, Morena lo está utilizando como el pretexto perfecto para ir colocando a sus operadores políticos como nuevos consejeros del Instituto.

El senador por parte del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Higinio Martínez Miranda, liderará la promulgación de las nuevas reformas al INE, y de acuerdo con el columnista del Universal Salvador García Soto, es el operador obradorista indicado para realizarla.

El segundo hombre a cargo de la ‘transición’ será el Subsecretario del Empleo en la Secretaria de Trabajo y Previsión Social, Horacio Duarte, licenciado en derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En un mundo idílico, los consejeros deberían ser seleccionados por un proceso imparcial y donde la oposición esté involucrada. Sin embargo, la forma de hacer las cosas de la 4T permea a todas las instituciones representativas, incluyendo ambas cámaras, la alta y la baja.

La mayoría calificada de 341 votos (258 de Morena, 35 PT, 26 PES, 13 PVEM y 9 ex PRD) que tiene el partido del presidente es suficiente para determinar la elección de los consejeros de la manera que ellos quieran.

Gráfica que muestra la mayoría de Morena en la Cámara baja. Por Nacion 321.

Estas designaciones podrían modificar radicalmente el equilibrio de fuerzas existente en el Consejo General del INE después del próximo abril con un favorable resultado para, obviamente, Morena. De esta manera no se tendrá una certeza total de que las elecciones se llevarán a cabo de una forma transparente y apegada a la ley.
Primero fue la Comisión Reguladora de Energía, después la Comisión Nacional de Hidrocarburos y muchos pensaron que acababa con la intromisión en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) con la designación de Rosario Piedra Ibarra. Parece que el control total de las instituciones no va a parar y ahora van por la autoridad electoral.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Así se vería el nuevo panorama de los partidos políticos en México

Top 5 de las peores botadas de cabeza de AMLO