La incoherencia de la rifa del avión presidencial

El término “ocurrencia” nunca tuvo mejor representante que la última medida de AMLO para vender el avión presidencial

En las últimas semanas las redes sociales se han llenado de memes y burlas dirigidas al gobierno federal. De no ser por la incongruente e irreal medida anunciada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, diría que se está sobreexponiendo el tema en los medios.

En una de sus clásicas mañaneras, el llamado “Mesías Tropical” por Letras Libres, el pasado 14 de enero anunció que están pensando en una forma de vender la aeronave a través de de una rifa, en la cual habrá seis millones de boletos con un costo aproximado de 500 pesos por cada uno.

Todo lo anterior con el objetivo de juntar tres mil millones de pesos para sacar alguna ganancia de lo que se pagó originalmente por el avión. Por más que la ‘idea’ original tenga un buen fin, el cual es recuperar el dinero gastado por la “mafia del poder” en sexenios anteriores, no se pueden manejar los asuntos del país con este tipo de planteamientos sin fundamento lógico alguno.

Las otras opciones planteadas por el presidente para deshacerse del avión son la adquisición por parte de alguna empresa a un costo de 130 millones de dólares (de acuerdo al avalúo de la ONU); la venta a un grupo de 12 empresarios mexicanos; el trueque con gobierno de los Estados Unidos a cambio de equipo médico; y la renta por hora del avión.

En caso de que se lleve a cabo este proyecto, el virtual ganador de la rifa va a tener que realizar un gasto millonario para poder utilizar el transporte de lujo. El mismo gobierno federal ha anunciado que realizar un vuelo en el famoso TP01 tiene un costo mínimo aproximado de 15 mil dólares.

Las redes sociales no tuvieron piedad a la hora de burlarse de la ocurrencia de AMLO.

A través de comunicados, también se ha dado a conocer que para costos de mantenimiento del Boeing 787 se necesitan pagos semanales de cuatro mil dólares. Otro punto a destacar es el hecho de que por las características lujosas y de operación, hacen que el tiempo mínimo de un viaje sea de al menos cinco horas.

A través del dogma obradorista de “Que el pueblo decida que se hace”, estas ideas llegan a la agenda pública casi como prototipos sobre lo que se debe hacer con el país. Es un problema congénito con las mañaneras porque todo lo que se propone y discute no termina en nada fructífero para el progreso cotidiano del país.

La rifa del avión presidencial es la última de estas ‘ocurrencias’ del presidente de la nación, si será la última o la más rebuscada, no podremos saberlo. Solo queda esperar que la economía y la seguridad del país tampoco se realicen en base de pensamientos de último minuto….

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

‘Impeachment’: claves para entender la posible caída de Donald Trump

“Ocurrentes” hasta en el gabinete de gobernación