Protestas contra feminicidios en la CDMX

MÁTALAS CON UNA SOBREDOSIS DE TERNURA

El asesinato de Mara Castilla abre la herida de la impunidad ante feminicidios.

Mara Castilla tenía 19 años, estudiaba en la UPAEP, decidió ir a divertirse con sus amigos la madrugada del 8 de septiembre. Pasaron varios días sin saber de ella, el 15 de septiembre Tony Gali hizo oficial la noticia de su fallecimiento por medio de Twitter.

Después de pasar la noche con sus amigos y quedar varados en una revisión de alcoholímetro, Mara decidió tomar un CABIFY a su casa. El vehículo, Sonic color negro era operado por Ricardo Alexis. Éste nunca dejó a Mara en su casa, aunque estuvo en las inmediaciones del fraccionamiento donde vivía la joven.

Los detalles han circulado por todos los medios digitales y tradicionales. Se detuvo al conductor, se dio seguimiento a la ruta por medio de la geolocalización de los celulares de la víctima y el victimario, encontraron a Mara envuelta en la sábana de un motel el 14 de septiembre.

El presunto violador y homicida, Ricardo Alexis, se encuentra detenido y en espera de juicio donde será acusado del feminicidio de Mara para posteriormente cumplir con su condena de aproximadamente 97 años: 60 por feminicidio, 20 por violación, 12 por robo y 5 por privación de la libertad.

Mara fue partícipe de la campaña #SiMeMatan que se desató en redes tras el feminicidio de Lesvy Osorio, estudiante encontrada muerta en las inmediaciones de Ciudad Universitaria.

Éste sólo es uno de los más de 1055 feminicidios que se han reportado en México durante 2017. Muchos de ellos aún se encuentran impunes.

NO SOMOS MACHOS, PERO SOMOS MUCHOS

Los mexicanos tenemos una marcada ideología machista, homofóbica y matriarcal (aunque de primera mano parece lo contrario). Al final es la jefa de la casa la que decide, la que regaña al padre cuando se quiere salir del huacal, la que mantiene la casa al día y la que se ocupa de los hijos, para bien o para mal.
Tenemos a una Reina de México, la Morenita del Tepeyac y hasta nuestro tan conocido sistema de albures se centra en chingarte al de al lado, antes de que él te chingue. Poniendo siempre defensa al chiquillo medallas, la hermana que traigo de campana y la jefa que por nada del mundo puede ser chingada.

Entonces, si tanta relevancia le damos a lo femenino ¿Qué convierte a algunos en energúmenos capaces de violar, matar y desechar a una mujer? La respuesta es sumamente compleja, implica educación, nivel socioeconómico, ideológico, filosófico, ético, moral; historia y quizás, hasta genética.

Pero esto no es justificación para que cualquier simio caliente decida arrebatar la vida de una mujer. Sin duda, controlar a las personas que cometen estas infamias es casi imposible, pero no así castigarlas.

Muchos de los feminicidas terminan huyendo de sus residencias y así encuentran una nueva vida en una realidad en la que, aparentemente, nadie puede encontrarlos; donde, seguramente, volverán a tener una víctima; una realidad donde seguirán impunes.

Entiendo que los feminicidios son un tema sensible, pero pensemos un poco en el general, en todas las muertes que suceden en este país y quedan en el olvido. Mujeres de 19 años, periodistas, ninis que tuvieron que unirse al narcotráfico, civiles que se atravesaron, víctimas de la guerra. Todas son vidas, y todas merecen el mismo valor y el mismo nivel de justicia.

#SiMeMatan fue porque estoy en contra de una sociedad fracturada en la que un asesino puede vivir en total impunidad.

INFORMACIÓN QUE CURA ¿QUÉ ES UN FEMINICIDIO?

De acuerdo al Código Penal Federal:

“Comete el delito de feminicidio quien prive de la vida a una mujer por razones de género. Se considera que existen razones de género cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias:

• La víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo;
• A la víctima se le hayan infligido lesiones o mutilaciones infamantes o degradantes, previas o posteriores a la privación de la vida o actos de necrofilia;
• Existan antecedentes o datos de cualquier tipo de violencia en el ámbito familiar, laboral o escolar, del sujeto activo en contra de la víctima;
• Haya existido entre el activo y la víctima una relación sentimental, afectiva o de confianza;
• Existan datos que establezcan que hubo amenazas relacionadas con el hecho delictuoso, acoso o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima;
• La víctima haya sido incomunicada, cualquiera que sea el tiempo previo a la privación de la vida;
• El cuerpo de la víctima sea expuesto o exhibido en un lugar público.”
Aquí más información

Deja a un lado tu machismo o feminismo recalcitrante y coméntanos qué opinas sobre el tema.

*Nota al pie: Queridx lectxr, si usted es feminxzi, antipatriarcxl, nofalocentristx, androfóbicx, pro pelo de colores en la axilx, conocedxr del terminx violacixn inversx y demxs cosxs posmodernxs, le recomiendo saltxr estx notx y ver algún otrx contenidx de “Sr. Secretarix” porque éste, puede herir susceptibilidades, ¡ups!, demasiado tarde… *si usted no entendió por qué cambiamos las “a” por “x” no se preocupe, no hace falta que lo sepa.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Retiemble en sus centros la tierra o ¿Cómo se llamó la obra?

¿Loca, analfabeta o iluminada?