El subsecretario de gobernación, Ricardo Peralta, estrechando manos con la titular de la SEGOB, Olga Sánchez Cordero.

“Ocurrentes” hasta en el gabinete de gobernación

La soberbia e ignorancia de los miembros del gobierno federal se demuestran a través de sus respuestas ante las críticas de los medios de comunicación y grupos sociales sobre la actual estrategia para acabar con la violencia en el país

¿Recuerdan esa clase en la escuela primaria donde en la asignatura de Español te enseñaban todo tipo de refranes?

“Hijo de tigre, pintito” referenciando las similitudes entre un padre y su prole; otros que más recuerdan a la infancia como “camarón que se duerme se lo lleva la corriente”, aludiendo a que estar desprevenido puede traer malas consecuencias y por último mi favorito: “más vale pájaro en mano que cien volando”. Una bonita reflexión sobre aferrarte a la seguridad en lugar de adentrarte en lo incierto.

Simples frases con un significado ulterior para que los niños empiecen a jugar con el lenguaje, pero que actualmente son utilizados por jefes de estado para referirse a las víctimas de la violencia en México.

El pasado 20 de enero el subsecretario de la Secretaría de Gobernación, Ricardo Peralta, publicó en su cuenta de Twitter el siguiente refrán: “A chillidos de marrano, oídos de chicharronero. #Refrán de #FelizLunes”.

Una declaración desafortunada, sobre todo cuando se toma en cuenta el contexto de la Marcha por la Paz la cual finalizó el domingo 19 de enero. El contingente liderado por víctimas de la inseguridad en el país como Javier Sicilia y Julián Lebarón caminaron en etapas, desde la ciudad de Cuernavaca, Morelos, hasta la Ciudad de México, en donde se trasladaron a través de Paseo de la Reforma.

Los manifestantes llevaban pancartas que decían “Los millones de corazones en luto no son un show”, aludiendo a los comentarios del presidente Andrés Manuel López Obrador de que los dichos en su contra sobre las cifras de muertos en el país eran obra de “los conservadores”.

Esta fue una oportunidad para que los familiares afectados por la interminable violencia pudieran protestar legítimamente contra las estrategias ineficaces del gobierno federal para resolver la crisis. Junto a Sicilia y Lebarón había representantes de los músicos recientemente calcinados en Chilapa, los 43 normalistas de Ayotzinapa, madres de los asesinados en la masacre de San Fernando, familiares y amigos del periodista Javier Valdez así como padres de niños con cáncer que no han recibido los medicamentos prometidos.

El contigente de la Marcha por la Paz liderado por Javier Sicilia y Julián Lebarón en Paseo de la Reforma.

Todas las viudas, huérfanos, hermanos abandonados y madres sin sus hijos no son marranos que chillan. Al parecer sus testimonios no fueron suficientes para que se mesurara el subsecretario Peralta en sus dichos por redes sociales.

Quisiera que se enfrentara a todas esas familias de desparecidos y asesinados, que los mirara a los ojos y con esa misma arrogancia les repitiera ese refrán de tan mal gusto.

Las “ocurrencias” no se limitan al Mesías Tropical, parece que sí es una transformación de cuarta…

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

La incoherencia de la rifa del avión presidencial

No asumir culpas y desviar la atención: marcas registradas de la 4T