SS vendió mascarillas en febrero que ahora se necesitan

La falta de equipo médico para afrontar el coronavirus en México se está convirtiendo en un problema que puede desencadenar una verdadera crisis nacional.

Aun cuando el primer caso de coronavirus en el mundo fue detectado el 31 de diciembre de 2019 en China, el gobierno de México ha tardado mucho tiempo en prepararse para el crecimiento de la epidemia COVID-19 en todas las zonas del país.

El primer caso de coronavirus en nuestro país fue detectado el 28 de febrero de este año, un hombre de 35 años de edad que viajó a Italia. A pesar de todas las alertas mundiales hechas por la Organización Mundial de la Salud sobre la potencia y letalidad de este nuevo virus, México decidió venderle un gran contingente de sus mascarillas sanitarias a China.

Sobre priorizar las necesidades de países extranjeros (como China) en lugar mantener suministros para los mexicanos el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, respondió:

“En retrospectiva, quizá no debimos haberlo hecho. No lo hicimos. Pero no las recompramos a 30 veces (su precio), fue menos” fue lo que respondió el subsecretario, aludiendo a justificar que la recompra fue más barata, en lugar de asumir responsabilidad por su error.

Este era el costo más elevado que tenían las mascarillas a inicios de 2020.

Ahora hay precios de mascarillas que rondan los 100 pesos por pieza, cuando en diciembre podías encontrarla hasta en entre 10 y 40 pesos solamente. Una decisión estúpida, ya que días después fue el mismo López-Gatell quien anunció en rueda de prensa que se avecinaba una crisis sanitaria mundial.

Recientemente salió la información de que los Estados Unidos habían interceptado y redirigido un vuelo de equipamiento médico que tenía como destino Alemania. El secretario del Interior de Berlín, Andreas Geisel, dijo el viernes que una orden de 200,000 máscaras con destino a Alemania había sido “confiscada” en Bangkok y desviada a los Estados Unidos, calificándola de “acto de piratería moderna”.

El presidente Donald Trump, aprobó esa medida porque sabía que iba a beneficiar a su país.

En cambio, en México hasta se venden los insumos necesarios para sobrevivir esta pandemia al mejor postor hace apenas un mes y medio; exactamente cuando el gobierno tendría que haberse preparado para abastecerse de los productos vitales para enfrentar el coronavirus.

López Gatell continuó excusando al gobierno de esta irresponsabilidad diciendo “No haberlas vendido hubiera involucrado tomar decisiones en febrero que hubieran sido extremadamente disruptivas. Por ejemplo, hubiéramos necesitado que el gobierno declarara el estado de emergencia sanitaria en ese momento, anticipándonos a lo que estaba por venir, afectando completamente la dinámica social, económica y política”.

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

Eso es totalmente falso. Si se hubiera hecho un plan de acción riguroso en cuanto la enfermedad empezó a expandirse aceleradamente en todo Europa (la primera muerte en Italia sucedió el 19 de febrero) no se necesitaría declarar un estado de emergencia sanitaria para EVITAR que los productos necesarios para controlar la pandemia en México, como las mascarillas, fuesen vendidas al mejor postor.

Solamente se necesitaba un entendimiento entre los productores de mascarillas y el gobierno para realizar un acuerdo de no exportar los equipos necesarios para tratar y evitar el COVID-19 a otros países hasta que finalizará la pandemia en todo el mundo.

Todo solo para que las mascarillas fueran recompradas a los asiáticos por hasta casi 20 veces su precio (lo digo así ya que Gatell se jactó en mencionar que su compra no fue a 30 veces el costo) mientras las muertes en México ya se posicionan en 125.

La arrogancia de este gobierno puede terminar siendo su tumba.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Nueva York en desastre por COVID-19: ¿Seguirá la CDMX?

El COVID-19 y el derrumbe de la 4T